C009 Se Ordena la Capacitación Antirracismo y la Reconciliación Racial para la Cámara de Diputados

En la 73ª Convención General, celebrada en Denver en 2000, la Resolución 2000-B049 (https://www.episcopalarchives.org/cgi-bin/acts/acts_resolution.pl?resolution=2000-B049) exigió que “los líderes laicos y ordenados de la Iglesia Episcopal, incluyendo a todas las personas ordenadas, el personal profesional y los elegidos o nombrados para puestos de liderazgo en comités, comisiones, agencias y juntas, estén obligados a tomar la capacitación antirracismo y a recibir la certificación de dicha capacitación” y “que cada diócesis seleccione y autorice los programas apropiados que se utilizarán a nivel diocesano y parroquial, y cada provincia y diócesis determinará qué líderes laicos y del clero deben tomar la capacitación”.

La Iglesia Episcopal se basa en el marco de Convertirse en Amada Comunidad y (https://episcopalchurch.org/beloved-community) creada en respuesta a la Resolución 2015-C019 de la Convención General: Trabajo por la justicia racial y la reconciliación (https://www.episcopalarchives.org/cgi-bin/acts/acts_resolution.pl?resolution=2015-C019).  Esta respuesta establecida a la Injusticia Racial Sistemática aumenta la capacidad de la Iglesia Episcopal de trabajar en las comunidades para organizar, defender y desmantelar los sistemas, las políticas y las prácticas que refuerzan la violencia y actúan y perpetúan el pecado del racismo.

Muchas de nuestras diócesis exigen capacitación antirracismo a quienes prestan sus servicios en el Comité Permanente, el Consejo Diocesano, la Secretaría de la Convención, la Tesorería y otros órganos diocesanos.  En la Diócesis de California, los diputados y suplentes de la Convención General también se adhieren a esta norma de capacitación.  Desde la Convención General de 2012, el Comité Permanente Conjunto sobre Nominaciones de la Convención General comenzó a hacer un seguimiento del requisito de capacitación antirracismo para los líderes de toda la iglesia (fideicomisario del Church Pension Fund, Junta Disciplinaria de Obispos, Consejo Ejecutivo, Junta General de Capellanes Examinadores, fideicomisario del Seminario Teológico General y funcionarios de la Convención General). Estos informes ilustran una tendencia al cumplimiento del 76% (CG 2012), el 84% (CG 2015) y el 85% (CG 2018). 

Durante la Convención General, la Cámara de Diputados experimenta una rotación del 45% de nuevos diputados (CG2015-GC2015 - 398 https://houseofdeputies.org/2015/08/04/demographics-house-deputies/; CG2018-364 https://houseofdeputies.org/2018/07/03/demographics-of-the-house-of-deputies-at-gc79/) en cada trienio.  Al no existir mandatos de capacitación canónica para los diputados clérigos y laicos, el establecimiento de normas canónicas sería beneficioso para los nuevos diputados. Los diputados nuevos y los que participan por segunda vez comprenden un 67% y, por lo tanto, tienen un impacto significativo en los asuntos legislativos, presupuestarios y electorales. 

La capacitación antirracista requerida es el curso básico para todos los líderes de la iglesia.  Afirmamos que los diputados de cada diócesis alcanzan este nivel mínimo.  Para cada ciclo posterior, proponemos programas de capacitación en materia de reconciliación racial cada tres años como nueva educación continua.  Al regularizar las normas de capacitación de la Cámara de Diputados, nuestra esperanza es que se creen nuevos programas como el de capacitación contra el sexismo (https://extranet.generalconvention.org/governing_and_interim_bodies/interim_bodies/1010/mandate) en el futuro.

Cada diócesis local proporcionaría el financiamiento de las capacitaciones.