D049 Reconocer la Necesidad de una Adecuada Protección de la Maternidad Subrogada

Se resuelve, Que la 80ª Convención General de la Iglesia Episcopal reconozca que la maternidad subrogada es un tema complejo, tanto para los futuros padres como para las madres de alquiler y para la industria que permite esta práctica, tanto en Estados Unidos como a nivel mundial, reconociendo la posible explotación de las madres de alquiler, y prestando especial atención al bienestar de todas las partes, pero en particular de las más vulnerables; y asimismo

Se resuelve, Que la 80ª Convención General de la Iglesia Episcopal reconozca la creciente prevalencia de la maternidad subrogada, en Estados Unidos y a nivel internacional, y pida leyes y protecciones sólidas para los vientres de alquiler y los futuros padres, así como un discernimiento moral para todos los implicados; y asimismo

Se resuelve, Que la 80ª Convención General de la Iglesia Episcopal reconozca los desafíos que provienen de la desigualdad económica que hace necesario tomar decisiones que pueden no ser en el mejor interés en términos del bienestar físico, mental, emocional y espiritual de los sustitutos, mientras que también honre los desafíos de muchos individuos y parejas que enfrentan la infertilidad y otros desafíos en la creación de una familia de todas las partes involucradas; y asimismo

Se resuelve, Que la 80ª Convención General de la Iglesia Episcopal apoye las políticas públicas que comprendan la importancia de la relación de subrogación como algo más que una transacción financiera; que protejan a la subrogada de la explotación emocional, física y económica que puede ocurrir; y que atiendan a las necesidades emocionales, físicas y espirituales de la subrogada tanto durante como después del embarazo, incluyendo el vulnerable período posparto, cuando muchas mujeres y otras personas que dan a luz sufren efectos mentales y físicos.