B005 Propuesta de Modificación del Canon IV.10, de la Conciliación, para aumentar la posibilidad de que la justicia reparadora y otras prácticas reconciliadoras se utilicen al principio del proceso de Disciplina Eclesiástica

El Canon I del Título IV establece aspiraciones ambiciosas y dignas para el proceso de la Iglesia en materia de Disciplina Eclesiástica. La experiencia ha demostrado que el nombramiento de un conciliador, definido en el Canon IV.10.4 como “una persona experta en técnicas de resolución de conflictos y sin conflicto de intereses en el asunto”, puede ser una vía eficaz para alcanzar las aspiraciones del Título, especialmente si se utiliza en las primeras fases del proceso disciplinario. El texto actual del Canon IV.10, de la Conciliación, sugiere que una conciliación es “exitosa” solo si se alcanza un Acuerdo. Podría decirse que el texto actual no abarca ni la posibilidad de una conciliación “exitosa” que dé lugar a algún otro tipo de acuerdo que resuelva el conflicto, ni una conciliación que resuelva el conflicto pero que no dé lugar a un acuerdo formal. Esta enmienda amplía la comprensión de una conciliación “exitosa” para incluir cualquier resolución que sea “adecuada” según el Título, es decir, que promueva “la sanación, el arrepentimiento, el perdón, la restitución, la justicia, la enmienda de vida y la reconciliación”.