C073 Oposición a la Detención y Vigilancia de Inmigrantes y Solicitantes de Asilo

Se resuelve, Que la 80ª Convención General de la Iglesia Episcopal abogue por poner fin a las detenciones y otras políticas de inmigración injustas, previendo una sociedad justa en la que todos, independientemente de su origen nacional, tengan derechos humanos básicos, incluyendo el sustento, la unidad familiar, la autodeterminación y la seguridad física y emocional; y asimismo

Se resuelve, Que esta Convención de la Iglesia Episcopal deplore y se oponga, y pida específicamente que se ponga fin a la política de detención de inmigrantes del gobierno de Estados Unidos, que está claramente en desacuerdo con el bienestar y la dignidad humana y al mismo tiempo es costosa, ineficaz e innecesaria; y asimismo

Se resuelve, Que esta Convención también se oponga y pida al gobierno de Estados Unidos que deje de utilizar el control y la vigilancia electrónica de los inmigrantes como “alternativa” a la detención, incluidos los monitores de tobillo y las tecnologías de vigilancia basadas en teléfonos móviles, que les privan injustamente de la libertad y la privacidad y amenazan los derechos humanos de todas las personas; y asimismo

Se resuelve, Que esta Convención dirija a la Oficina de Relaciones Gubernamentales e inste a todos los episcopales a abogar para que nuestro gobierno aborde estas graves deficiencias en nuestro trato a los “extranjeros entre nosotros”, abogando por la eliminación de la detención y la vigilancia en favor de políticas probadas que:

  • Proporcionan verdaderas alternativas a la detención basadas en la comunidad y apoyadas por ella.
  • Financien a organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro para que presten apoyo al manejo de casos sobre la base de evaluaciones de necesidades individualizadas, incluyendo el suministro de información clara sobre los derechos y obligaciones de los participantes en relación con la tramitación de la inmigración y las consecuencias del incumplimiento.
  • Incluyen remisiones a servicios apoyados por la comunidad, incluyendo servicios legales, servicios sociales y apoyo médico y de salud mental.
  • Tratan a los solicitantes de asilo y a los inmigrantes con dignidad, humanidad y respeto, asegurándose de que cualquier restricción y obligación de cumplimiento impuesta a los participantes sea lo menos onerosa posible.